© 2018 SabeAVino.com

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Design by AMSSMedia.com

  • Noel Aquino Rivera

¿Abro o dejo el vino guardado?


Para responder a la pregunta, la cual es el título de esta reseña, es importante explicar varios asuntos para que continuemos aprendiendo acerca del tema de los vinos.


De entrada hay que plantear que no todas las uvas tienen la misma capacidad para envejecer, ni todos los años son igual de buenos por condiciones climatológicas (sequías, inundaciones, granizada, plagas), no todas las bodegas tienen la misma calidad en parámetros de calidad e higiene y no todos los vinos tienen las mismas características que le va a proveer capacidad de envejecer (barrica).


La columna vertebral de los vinos tintos son los taninos. Los taninos se encuentran en la semilla de la uva, en el raspón, que es esa pequeña ramita que conecta la uva con la rama y en la piel de la uva. Aclaro que los taninos no es un sabor, es una sensación en boca y sirve de protección de la uva de depredadores y plagas. Me voy a detener a enfatizar en la piel de la uva. No todas tienen el mismo grosor, a mayor grosor, mayor cantidad de taninos. Ahí se encuentra la uva Nebbiolo de Italia, luego la Cabernet Sauvignon y la Syrah/Shiraz. En Uruguay está la Tannat, también de piel bien gruesa. Así que discutida esto ya saben que éstas uvas tienen mayor capacidad de envejecimiento.


Entonces, se preguntarán; ¿cuál es por ejemplo lo contrario? Ahí tengo que responder que la uva Pinot Noir es la de piel más delgada, y por esto altamente susceptible a plagas.


También se produce en lugares de temperaturas más frescas y las de piel más gruesa en lugares con temperaturas más altas y con fluctuaciones más abruptas. 


Otro parámetro para determinar lo que intenta de explicar esta reseña lo es el año de la vendimia. A mejores condiciones climatológicas en un año, más sabroso será el vino, más balanceado entre la fruta, la acidez y los taninos tendrá y más potencial de envejecimiento podrá tener.


La procedencia del vino es una tercera razón a considerar. Viñedos con condiciones óptimas en el crecimiento de la uva, como el suelo, el clima, el drenaje y sus pendientes son muy importantes. Esto le proveerá al vino un mejor sabor al vino estar envejecido.


El proceso de vinificación en bodega es un cuarto aspecto importantísimo. El proceso de fermentación, maceración y guarda en barrica ayuda a preservar por más tiempo el vino. Éste párrafo de por si, merece una reseña por sí sola, lo cual profundizaremos en un futuro.


Por último, las condiciones en donde en vino se guarda. Es importante que tenga en mínimo de contacto con la luz, que no esté expuesto a temperaturas altas (55 grados F) y que la humedad esté en 75%. Para ir redondeando la información les brindaré un dato, el 90% de los vinos ya sean blanco, tinto o rosado están hechos para consumirse en un año, algunos Riesling secos, Sauvignon Blanc, Pinot Grigio y Beaujolais están listos para tomar inmediatamente. Continuación les ofreceré un listado específico para que se dejen guiar.


Vinos blancos:

Chardonnay de California (2-10 años), vinos franceses de Burdeos (3-8 años), Riesling alemán Auslese, Beerenauslese y Trockenbeerenauslese (3-30 años) y el Sauternes (3-30 años).


Vinos tintos:

Pinot Noirs de California y Oregon (2-5 años), Merlot de California (2-10 años),  vinos franceses de Burdeos (3-8 años), Chianti Clásico Reserva (3-10 años), Malbec de Argentina (3-15 años), Brunello di Montalcino (3-15 años), Cabernet Sauvignon en California (3-15 años), Zinfandel de California (5-15 años), Rioja Gran Reserva en España (5-20 años), Barolo y Barbaresco de Italia (5-25 años), Hermitage (5-25 años), Châteaux de Burdeos (5-30 años) y "Vintage Ports" (10-40 años). 


En Burdeos la botella que aún se mantiene envejeciendo es del 1797, un Château Lafite-Rothschild. Cabe destacar un dato adicional, éste describe al consumidor, el 90% no tiene la paciencia necesaria, así que en Estados Unidos ese mismo porcentaje se toma la botella en un periodo de 24 horas de haberla comprado. 


En ocasiones hay que tener la paciencia para hacerle justicia al viticultor, al enólogo y al bodeguero. Pues pecamos de tomarnos el vino en muchas ocasiones cuando éste es aún muy joven. 


Fuente: Windows on the World 2017. Kevin Zraly

54 vistas